Sobre nuestra Escuela de Educación Menstrual

Somos una academia menstruocéntrica, construimos narrativas emancipadoras

Sobre nuestra Escuela de Educación Menstrual

La Escuela de Educación Menstrual Emancipadas es el producto de la experiencia de cinco años de trabajo investigativo desarrollando prácticas de educación menstrual en nueve territorios de América Latina, llevado a cabo por el equipo Psicosocial de Princesas Menstruantes – Proyecto Latinoamericano de Educación Menstrual. Durante este tiempo hemos construido desarrollos epistemológicos que se materializan en metodologías y conceptualizaciones que suman a la sistematización de nuestras prácticas educativas, posicionándonos como experiencia inédita y generadora de conocimiento en los territorios. Creamos la primera Escuela de Educación Menstrual, como la línea académica y formativa que condensa nuestros saberes y experiencias junto a los saberes y experiencias de otras amigas, colegas y hermanas que construyen educación y activismo menstrual en América Latina.

Priorizamos los saberes populares, reconocemos la sabiduría que emerge de las juntanzas entre las mujeres, valoramos los conocimientos que se adquieren desde la academia y principalmente los que emergen de las comunidades, tanto en procesos colectivos como personales. Nuestras raíces y horizontes están en los feminismos, en la transformación definitiva de la cultura patriarcal por unas relaciones más justas y equitativas entre todos los seres.

Nuestro quehacer

Generamos un espacio formativo e investigativo, una academia de mujeres que generan conocimiento a través del estudio y la enseñanza de la educación menstrual como práctica de resistencia que desentraña y transforma las narrativas opresoras que controlan los cuerpos de las mujeres, las niñas y otras personas que menstrúan generando malestar y desapropiación.

Nuestro horizonte

Convertirnos en una academia menstruocéntrica* en la que se construyan saberes desde los cuerpos. Construir nuevas narrativas menstruales en América Latina.

Nuestros propósitos

Generar saberes y conceptualizaciones sobre la educación menstrual como práctica emancipadora y decolonial.

Proporcionar espacios de investigación, formación y enseñanza de la educación menstrual y de la educación para la sexualidad desde una mirada Latinoamericana.

Formar y cualificar promotoras en salud menstrual, educación menstrual y educación para la sexualidad con idoneidad y capacidad de llevar a cabo prácticas transformadoras.

Fundadora y Directora

La Escuela de Educación Menstrual Emancipadas fue fundada por Carolina Ramirez, Colombiana, psicóloga social de la Universidad Católica Luis Amigó de Medellín (2008) y Especialista en Cultura de Paz y DIH de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali (2012); educadora menstrual, escritora, feminista. Doce años de experiencia en acompañamiento psicosocial con enfoque de género y cinco años de trabajo práctico, investigativo y creativo en nueve territorios de América Latina, acompañando a más de 15.000 niñas, adolescentes y mujeres a través de su metodología de educación menstrual implementada desde Princesas Menstruantes proyecto pionero en la construcción del concepto de educación menstrual el cual ideó en el 2015 y que coordina en la actualidad.

Es autora de los libros El vestido de Blancanieves se manchó de rojo (3ra edición 2020) Jardines Mágicos (2017) El aquelarre de las princesas (2018), el juego La aventura del óvulo (2018) y el Oráculo EmpoderHadas (2019). Ha participado en congresos y eventos académicos compartiendo su experiencia y hallazgos en campo durante las prácticas de educación menstrual. Recientemente fue invitada a escribir el prólogo del libro “Caminando Juntas” de la autora DeAnna L’am creadora del movimiento de las Carpas Rojas. Carolina fue galardonada como Antioqueña de Oro 2019 en la categoría social y política por la Secretaría de las Mujeres de la Gobernación del Departamento de Antioquia, máximo reconocimiento a la labor de las mujeres en el territorio.  Actualmente coordina el Encuentro Latinoamericano de Prácticas de Educación Menstrual y la Escuela de Educación Menstrual Emancipadas.

Convencida de que el ciclo menstrual es una potente fuente de autoconocimiento y que entre lo espiritual y lo político hay que tender puentes que permitan reconstruir los saberes usurpados y colonizados. Inspirada en la educación popular, el feminismo comunitario y las epistemologías del sur.

Claudia monsalve, educadora menstrual_colombia

Coordinadora Académica

Claudia Monsalve Arboleda

Profesional en Trabajo Social, educadora menstrual con trece años de experiencia en el acompañamiento a proyectos y procesos sociales y formativos, orientados al empoderamiento de las mujeres, el liderazgo social y político desde el reconocimiento de la propia voz.

La construcción de propuestas colectivas para la incidencia pública en temas de género y construcción de paz; los derechos sexuales y reproductivos, desde la comprensión de la autonomía y la soberanía de los cuerpos y el reconocimiento de los saberes ancestrales como camino descolonizador del conocimiento.

Sostenida desde apuestas colectivas que permiten transitar la experiencia humana con mayor belleza, fuerza, alegría.

Inquieta frente a la construcción de la identidad del ser mujer en esta cultura patriarcal y los pesos que ella conlleva, reconozco la investigación y el desarrollo de estrategias prácticas creativas e innovadoras como horizonte para la emancipación de mujeres y niñas.

¿Por qué la Escuela de Educación Menstrual «Emancipadas»

Anteriormente las mujeres eran portadoras de saberes y prácticas como la partería, la cura de enfermedades y la armonización de los cuerpos a través del uso de plantas medicinales, entre otros. Con la inquisición se pone freno a estos caminos censurando los saberes propios de las mujeres. La ciencia, desde un modelo hegemónico institucionaliza el modelo biomédico como única forma de cura, mientras tanto las escuelas de formación estaban cerradas para las mujeres imposibilitando que estas pudieran acceder al campo de la academia y por ende cualificar sus saberes y prácticas como lo estaban haciendo los hombres. Más tarde, astrónomas , filósofas, curanderas, escritoras, químicas, alquimistas y artistas que trabajaban produciendo conocimiento y resistían a una época donde las mujeres no eran reconocidas como sujetas, fueron usurpadas por sus maridos o tutores despojándoslas de los protagonismos que merecían.

La patologización del cuerpo de las mujeres y la capitalización del ciclo menstrual sirvieron como estrategia de expropiación y enajenación de sus cuerpos. Las narrativas científicas construidas acerca de la menstruación conformaron el insumo patriarcal de mayor intransigencia para la demostración de la supuesta inferioridad de las mujeres, instalando así un malestar en todos los niveles.

La Escuela de Educación Menstrual Emancipadas surge como respuesta y resistencia; tiene como propósito la recuperación del lugar de saber de las mujeres. Quienes transitamos la academia hemos experimentando las metodologías patriarcales y el falogocentrismo imperante; es por esto que decidimos llevar a cabo un ejercicio académico disidente, autorizándonos nosotras mismas a construir un conocimiento que integre saberes ancestrales y ciencia, reconociendo el territorio que habitamos y las dimensiones del ser.

Hasta el 2020 acompañamos la cualificación de 110 mujeres de diversos países de América Latina. El Proyecto de Educación Menstrual Princesas Menstruantes, que da origen a esta escuela, ha impactado directamente a más de 12.000 niñas, jóvenes y adultas, de forma indirecta se calcula que ha impactado a más de 50.000 personas.