Respuesta a: Caja de herramientas módulo #3 Dimensión histórica

#9574

Hola a todas, les comparto una dinámica que realice con un grupo de adolescentes.
Nombre del Juego: Carrera de Obstáculos «Derribando Tabúes»
Objetivo: Desafiar los mitos y estigmas relacionados con la menstruación a través de una actividad física y educativa.
Preparación: Antes de la actividad, coloca los conos u objetos en el área designada para crear la pista de obstáculos.
Escribe diferentes mitos o estigmas relacionados con la menstruación en las tarjetas. Por ejemplo: «La menstruación es sucia», «Las mujeres no deben practicar deportes durante la menstruación», «Es un tema que no se debe mencionar», etc.
Creación de Obstáculos: Cada obstáculo en la pista representa un mito o estigma. Coloca las tarjetas con los mitos o estigmas en los conos u objetos.
Carrera de Obstáculos: Divide a las niñas en equipos o déjalas competir individualmente, según la cantidad de participantes.
– Cada niña o equipo debe correr a través de la pista de obstáculos, superando cada obstáculo y recogiendo una tarjeta con un mito o estigma.
– Durante la carrera, las niñas deben leer en voz alta el mito o estigma que recogieron.
Derribando el «Muro de Tabúes»:
– Después de completar la carrera, todas las niñas se reúnen cerca del «muro de tabúes».
– Una por una, cada niña o equipo derriba una parte del «muro de tabúes» al decir en voz alta un hecho educativo y positivo relacionado con la menstruación que contradiga el mito o estigma que leyeron durante la carrera.
Discusión y Reflexión:
Una vez que se haya derribado el «muro de tabúes», reúne a todas las niñas y facilita una discusión sobre las tarjetas de mitos y estigmas que se leyeron.
Pregunta a las niñas cómo se sienten al derribar estos tabúes y cómo pueden contribuir a cambiar las percepciones erróneas sobre la menstruación en su comunidad.
Resultado Esperado:
A través de esta dinámica, las niñas experimentarán de manera lúdica cómo derribar los mitos y estigmas relacionados con la menstruación. La actividad fomenta la conversación y el aprendizaje, y empodera a las niñas para desafiar las narrativas negativas y promover una actitud positiva hacia su propia salud y bienestar.