Respuesta a: Foro del módulo 1

#10619
Jaquelin Barrios
Participante

Hola a todas, gracias por compartir sus testimonios e historias, estoy agradecida por este espacio en el que me siento acompañada y sostenida.

En esta oportunidad quisiera compartirles mi propia experiencia. Yo crecí viendo como las mujeres de mi familia paterna vivían menstruaciones largas, abundantes y sobre todo muy dolorosas. Para mí ese era un destino al que debía resignarme y durante mucho tiempo así lo viví. Siempre me dijeron que dolía, nunca lo cuestioné y acepté que era lo que me tocaba, recuerdo haber tenido dolor desde mi primera menstruación, con el paso de los años empeoró y marcó una relación de rechazo y frustración con mi cuerpo. Siempre sentí que en mi familia no les importaba mucho porque se me exigía actuar como si no pasara nada ya que todas vivían eso y no era para tanto, incluso mi madre que según decía nunca le había dolido, me repetía que era normal. Yo tenía que hacer mis actividades sin interrupción, ir al colegio así era muy incómodo y estresante, el dolor y el temor a mancharme por lo abundante del sangrado me ponían ansiosa. Me daba vergüenza que supieran que estaba menstruando así que me aguantaba o inventaba otros malestares. Me hacían sentir que exageraba o que no era suficientemente fuerte por no poder soportar el dolor. A decir verdad, no puedo recordar durante mi infancia y mi adolescencia una menstruación sin dolor y eso duele en muchos sentidos. Hace algunos años me diagnosticaron endometriosis, sin embargo no he podido darle la atención que merece este tema porque siempre me ha costado mucho priorizarme , verme y escucharme, siempre he puesto al resto y otras cosas antes que a mi misma, eso es algo que vengo trabajando y va teniendo resultados, pero aún es una lucha constante. Por ello, tener un diagnóstico me ha ayudado a entender algo más sobre mí pero no necesariamente ha significado actuar integralmente por mi condición y mi salud. Acepté anticonceptivos, pero los dejé por sus efectos adversos, hoy trato de hacer ciertas cosas para buscar mejorar mi vida pero sigue costándome. Leerlas, me anima y me da fuerza para no seguir invisibilizando mi propio dolor.

Les comparto un testimonio que escribí hace algún tiempo para el proyecto en el que activo justamente relacionado a mi experiencia con el dolor menstrual.
https://mobile.facebook.com/nt/screen/?params=%7B%22note_id%22%3A955457831609668%7D&path=%2Fnotes%2Fnote%2F&paipv=0&eav=AfZeSc5bRhsIJ-TYhrTrxqpgZkngrjFXBo999krReTFEOHMIRvuspRxbTw5G6tRnZEw&wtsid=rdr_0RsgSCITIIKyW9KKY&_rdr