Respuesta a: Foro del módulo 1

#10374

Quiero compartir con ustedes mi historia personal. Toda mi vida sufrí de cólicos intestinales, más no de dolor de útero, durante la menstruación. Dolores intensos, y mucho estreñimiento. Siempre mi dolor fue asociado a que yo era «muy nerviosa». así que me enviaron al psicólogo para poder gestionar mis supuestos problemas de estrés. Luego, se sumaron dolores de útero, de piernas, de espalda baja. Ya mis dolores eran tan fuertes, pero cada vez que iba al médico me decían que era normal.

Un día, después de que mi jefa me hizo ver que algo no estaba bien, ya que yo debía tener bajas laborales 2 días al mes, insistí con un médico que me creyó y finalmente tuve el diagnóstico: tenía endometriosis profunda. Lo que yo no sabía, es que esa enfermedad no sólo atacaba mi útero y ovarios, también estaba esparcida por mis intestinos delgado y grueso, por el recto, apéndice y colon. Por lo mismo, debí operarme el año 2021, y dentro de la operación encontraron que la endometriosis estaba provocando una obstrucción intestinal. Por eso tenía estreñimiento, por esa razón tenía cólicos intestinales.

Tuve mi diagnóstico el año 2018, después de haber sufrido dolor y cólicos terribles desde los 16 años. Aquel año, decidí que no podía ser mi única alternativa tomar anticonceptivos hormonales, así que me he dedicado a realizar cursos, formaciones relacionados a la salud de las mujeres, específicamente educación menstrual, políticas públicas y género. De forma autodidacta, he estado leyendo muchos libros sobre salud feminista. Siempre digo que soy una sobreviviente, en este mundo y sistema que nos tortura normalizando el dolor. Sin embargo, también me da mucha esperanza ver como en estos tipos de espacios somos capaces de abrirnos, de acompañarnos y darnos cuenta que no estamos solas.

Muchas gracias, un abrazo desde Chile.